Inauguran en San Lázaro ofrenda de Día de Muertos

Por: Janet Galindo
Al inaugurar la ofrenda con motivo de Día de Muertos en el Palacio Legislativo de San Lázaro, la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri Riancho, expresó que se trata de un homenaje a las y los muertos en el marco de la pandemia del COVID-19, que desgraciadamente, en esta comunidad, han sido 22 personas.
Durante el evento, la diputada presidenta indicó que para la Cámara de Diputados tiene una profunda significación este altar; la Secretaría General hizo un esfuerzo importante no sólo para mencionar a las 22 personas fallecidas, sino para colocar –como la tradición señala- sus fotografías, sus rostros, en esta plaza que tantas veces los vio cruzarla para hacer su trabajo, ya sea legislativo u otro apoyo invaluable que permite que esta maquinaria de la Cámara funcione.
“Más que palabras, hay que darles rostro y, en cada nombre, el agradecimiento profundo de la Cámara de Diputados a su trabajo, dedicación y entrega. “No todas y todos los compañeros fallecieron víctimas del COVID, pero sí la mayoría”, aseveró.
Asimismo, la diputada Dulce María Sauri Riancho nombró a las 22 personas que durante la emergencia sanitaria fallecieron por Covid-19:
Diputado Miguel Acundo González, Guadalupe Ramírez Flores, Juan Manuel Sánchez Moya, Filemón Hernández Morales, René Gerardo Oviedo Ramos, Raúl Girón Ordoñez, Roberto García González, Sara Elia Belmares Castilla, María Teresa Santos Ventura, Joaquín Vidal Oriente, Miguel Ángel Casados Florencia, Robert Alexander Endean Gamboa, Gabriela Suárez Ossio.
Salvador Castruita Cruz, Cecilia Licona Vite, Jerónima Gabriela Hernández Soto, Ismael Medellín Hernández, Alfredo Corral Espinoza, Jesús González Hernández, José Armando Bernal Espinoza, Blanca Estela Cuevas, Faustino Ortega González, quienes fallecieron por otras causas.
“A ellos, a su memoria, está dedicado este altar que la Cámara de Diputados instala este 2020”, enfatizó.
Finalmente, la diputada presidenta destacó la tradición centenaria que se realiza en los hogares mexicanos durante los primeros días de noviembre y que significa un recuerdo de la familia o amigos.
“Es un recuerdo en su memoria, sobre lo que a ellas o a ellos les gustaba comer, beber o entretenerse. Para la cultura mexicana el recuerdo y la presencia de las o los que murieron, es parte esencial de nuestra identidad”, concluyó.