Reconoce NAPPO contribución de México y Norteamérica al cuidado fitosanitario

La Organización Norteamericana de Protección a las Plantas (NAPPO, en inglés), reconoció la labor de las autoridades fitosanitarias de México, Estados Unidos y Canadá por la elaboración y ejecución de mecanismos que protegen a la región de la introducción y dispersión de plagas y enfermedades, y porque son modelo para regulaciones internacionales.

Al participar en el XLVI Simposio Nacional de Parasitología Agrícola, la directora del organismo regional, Stephanie Bloem, indicó que si bien cada país cuenta con su propia normativa, el trabajo conjunto que opera la NAPPO permite armonizar disposiciones que facilitan el comercio seguro y han sido un marco para la negociación del capítulo sobre Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (MSF) del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

La dirigente internacional indicó que la NAPPO es la única entre 10 organizaciones regionales del mundo que, además de incluir a funcionarios sanitarios, atiende la opinión de sus sectores productivos, lo que ha permitido ser más asertivos en la toma de decisiones.

Recordó que América del Norte enfrenta diversos retos fitosanitarios comunes, entre ellos evitar el establecimiento y dispersión de plagas devastadoras como el gorgojo khapra y la palomilla asiática gitana, y es, con esfuerzos conjuntos –agregó— como se pueden minimizar los riesgos.

El director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), Francisco Javier Trujillo Arriaga, expuso que la primera zona libre de una plaga que se estableció en el mundo fue en México, en 1982, cuando se declaró a Sonora como libre de moscas de la fruta del género Anastrepha.

Subrayó que a partir de ese momento diversos tratados comerciales internacionales incorporaron el concepto en sus apartados sanitarios, lo que permitió elevar las garantías que ofrecen los países exportadores de alimentos.

Enfatizó que al tener una cobertura de 492 millones de personas y un Producto Interno Bruto de más de 25.9 billones de dólares, equivalente a casi el 16 por ciento mundial, el T-MEC es uno de los de tratados de mayor importancia económica en el mundo, lo que potenciará la productividad del sector agrícola.